Problema de conducta de tu perrro... ¿estas seguro?
May 19
Problema de conducta en los perros

Problema de conducta de tu perro… ¿estás seguro?

En muchas ocasiones puedes pensar que tu perro tiene un problema de conducta cuando realmente no es así. Lo que para ti es un problema, no es más que un comportamiento normal para la edad de tu perro, su estado de desarrollo y su capacidad.

Turid Rugaas comienza su artículo Valpen con estas palabras:

Cuando los perros crían a sus cachorros, los convierten en perros perfectos. Cuando los lobos crían a los lobeznos, los convierten en lobos perfectos, preparados para afrontar una vida de supervivencia. Cuando los humanos criamos perros, nos metemos en problemas, ¿por qué?

Turid Rugaas, artículo Valpen.

El problema se genera cuando los humanos tratamos de convertir a nuestro cachorro en un perro perfecto, ¿por qué?

Por qué surgen problemas de comportamiento en los perros

Porque no dejamos que los cachorros se desarrollen de forma natural, como lo harían si fueran criados por perros. Conforme a su naturaleza y sus necesidades.

Cuando criamos a nuestro cachorro o educamos a un perro que llega a nuestro hogar, le exigimos que se adapte a nuestra vida humana.

No critico esto en absoluto, al final el convivir con nosotros exige que se adapten a nuestras rutinas y respeten las normas humanas. Pero es importante que recuerdes esto cuando trates los problemas que surgen durante esta adaptación y en general con la convivencia.

Recalco: problemas de comportamiento según nuestras normas humanas, no las suyas.

Estos son solo algunos ejemplos de a lo que se tienen que adaptar nuestros perros al convivir en nuestra familia:

  • Pasar largas horas en casa sin (jugar) romper nuestros objetos.
  • Hacer pis y caca no cuando lo necesitan, sino cuando nosotros decidimos/podemos sacarles.
  • Salir a la calle atados a una correa, cuando nosotros decidimos, por donde nosotros decidimos.
  • Tiempos de juego e interactuación con otros animales reducidos y, muchas veces en condiciones no adecuadas: espacios pqueños como los parques para perros, estrechas aceras en las que se cruzan de frente atados a una correa, etc.

Sin duda te puedes hacer una idea de cuán diferente es nuestro mundo al suyo.

Un mundo para el que no están preparados. Los perros nacen para ser perros, aunque tengan que adaptarse a nuestro mundo para poder vivir.

Un problema de conducta que en realidad no lo es

Hace años, llegué a casa directa del trabajo con un amigo para comer juntos. Al llegar, sacamos a los 4 perros que estaban en casa para que hicieran pis después de tantas horas solos.

–¿No se han hecho pis y caca en casa en todo este tiempo? Es alucinante que aguanten tan bien –se sorprendió mi amigo–, el cachorro de mi compañero de piso se mea cuando se queda solo mientras trabajamos.

–Claro, es que un cachorro no puede aguantar tanto tiempo sin hacer pis –le contesté.

–Es que nosotros tenemos que irnos a trabajar –me dijo.

No es un problema del cachorro, ni siquiera de mi amigo. Ellos necesitan ir a trabajar y para ello deben dejar solo al cachorro muchas horas en casa. El que el cachorro no aguante el pis tanto tiempo no es un problema de conducta, es algo normal en un perro de esa edad.

¿Quiere decir esto que no puedes hacer nada cuando tu perro tiene un problema de conducta?

En absoluto.

Claro que debes de solucionarlo. El corregir ese problema será beneficioso tanto para tu perro como para ti.

Por ejemplo, puedes enseñar a tu perro a hacer pis en la calle. Pero debes de ser consciente que un cachorro no lo hará igual de bien que un perro adulto. Que un perro con miedo, que acaba de ser adoptado o que viene de una situación difícil necesita tiempo para adaptarse.

Los perros no son máquinas, no tienen manual de instrucciones y no se programan para una conducta ejemplar en cualquier circunstancia.

Ante un problema de conducta, empatía

Tienes que tener empatía con tu perro.

Tu perro está deseando hacer las cosas bien, agradarte, hacerte feliz. Cuando hace alguna conducta que no te gusta, es por desconocimiento, por miedo, por estrés, o muchas cosas más razones que nada tienen que ver con molestarte.

Empatiza con tu perro y ten en cuenta su momento vital. Su edad, su desarrollo y sus capacidades influyen en la conducta de tu perro.

Puedes ayudarle y enseñarle a modificar esa conducta que no te gusta, pero siempre teniendo en cuenta las características personales de tu perro.

La misma empatía que sientes hacia el bebé que usa pañales, merece tu cachorro al que le cuesta controlar el pis.

La paciencia que se tiene con los adolescentes en esa etapa tan complicada, necesitan los perros jóvenes cuando atraviesan la adolescencia perruna.

La misma ternura que das al abuelo que pierde facultades y necesita de tu ayuda, dásela a tu perro anciano que poco a poco se vuelve torpe y olvidadizo.

Y siempre, recuerda, no es humano, es un perro. TU perro adaptándose a TU vida.

Debes ser su guía, educarle y proporcionarle las herramientas para que esa adaptación sea lo mejor posible para ambos.

Y, en los momentos o etapas en las que se originan situaciones que no te agradan, empatía. Ponte en el lugar de tu perro e intenta ayudarle desde el cariño.

Antes de irte, me encantará saber tu opinión, ¿crees que es importante esta empatía con tu perro para resolver un problema?

¿Quieres ayudar a reducir los abandonos?

Un 11,4% de los animales de compañía son abandonados por problemas de comportamiento (Fundación Affinity 2017).

Comparte este artículo para difundir la educación canina.

¿Te has quedado con ganas de más?

Descárgate GRATIS mi ebook donde te muestro las 7 claves para que tú también puedas disfrutar de tu perro sin preocupaciones.

Soy María Lozano, responsable de los datos personales que proporcionas. La finalidad para la que me los facilitas es enviarte información gratuita sobre educación canina y, ocasionalmente, ofertas sobre cursos. La legitimización para el tratamiento de tus datos es tu consentimiento. El destinatario de tus datos es ActiveCampaign, la plataforma que gestiona el envío del boletín electrónico. Recuerda que en cualquier momento puedes acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos detallados en la política de privacidad.

8 Comentarios

  1. Esther
    26/05/2019 a 8:27 am · Responder

    Tener esa empatía con tu perro en mi opinión es necesaria para tener un buen vínculo. Hay que ser consciente de las distintas etapas en la vida de un perro con sus distintas necesidades .

    • María de Perros de Ciudad
      26/05/2019 a 4:26 pm · Responder

      Hola Esther,

      Efectivamente, construir una relación teniendo en cuenta las necesidades del perro y siendo consciente de cómo es fortalece el vínculo, algo imprescindible para una buena convivencia. Además, conocer las necesidades, el lenguaje, cómo actúan, etc. facilita encontrar una solución respetuosa con ellos y agradable para ambos.

      Un abrazo 🙂

  2. Nombre (requerido) Marisol
    26/05/2019 a 10:17 am · Responder

    Hola, me encanto el artículo, un perro es un perro y hay que dejarlo actuar como tal, pero hay gente que no los deja relacionarse y nunca serán felices, yo quiero que se relacione
    con todos pero como es cachorro y quiere jugar no lo dejan, porque dicen que se lo matan, como ya me paso y por eso cuando veo perros me pongo nerviosa porque no puede relacionarse con muchos, pero la gente no entiende que los perros se muerden, ladran para comunicarse y jugar, ese es el idioma de ellos, pero mientras la gente no lo entienda no puedo hacer nada, gracias, un saludo

    • María de Perros de Ciudad
      26/05/2019 a 4:22 pm · Responder

      Hola Marisol,

      Totalmente de acuerdo, los perros juegan de una forma que puede resultar bruta a nuestros ojos pero en realidad no hay ningún peligro. Muy importante también formarse en lenguaje canino para saber diferenciar estos comportamientos de los que sí suponen un ataque, ojalá cada vez haya más gente que lo haga. Espero que encuentres un grupo de perros equilibrados dónde pueda jugar a gusto. También decirte que intentes no ponerte nerviosa porque tu perro lo nota e indirectamente le puedes transmitir que el perro que se acerca es un peligro y eso puede generar una situación delicada.

      Un abrazo 🙂

  3. Begoña
    26/05/2019 a 2:41 pm · Responder

    Si me parece correcto lo que dices, y es verdad, yo no tengo esos problemas con Gaizka la verdad es que es muy buena y ya tiene 4 años pero es muy grande 53 kilos y asusta más que hace, y con la gente que no conoce necesita su tiempo claro, ladra a los vecinos cuando bajamos por l escalera pero creo que tienen culpa ellos también por que nunca la han querido y no la aceptan y ahí yo no puedo hacer nada, a los vecinos que si la quieren no hay problema.

    • María de Perros de Ciudad
      26/05/2019 a 4:19 pm · Responder

      Hola Begoña,

      Te entiendo perfectamente, tenía un perro enorme de color negro que era un buenazo pero asustaba solo por el aspecto. Además ellos son muy receptivos y notan enseguida si alguien está haciendo un comportamiento raro hacia ellos.

      Un abrazo,

      María.

  4. Paola Arias
    28/05/2019 a 6:23 am · Responder

    Buenos días, me encanta tu artículo, felicitaciones!!!… Siempre que veo personas o perros cerca a Sol, me pongo nerviosa, se que le transmito todo esto a ella, pero la verdad no se como cambiarlo, Sol tiene 10 años y nunca Le ha gustado socializar con otros perros, he tratado de dejar que se acerquen perros a ella, pero ella les gruñe y se Le para el pelo, me da miedo que los agreda y ahi terminó yo quitándole y nos vamos… Tengo dos perras, Luna es lo contrario a Sol, es super sociable y es amorosa, Sol es la territorial en casa e incluso hay momentos en que le gruñe a Luna, cuando tengo visita o cuando vamos a salir a la calle. En lo que me puedas acosenjar te lo agradecería. Feliz día

    • María de Perros de Ciudad
      28/05/2019 a 7:17 pm · Responder

      Hola Paola,

      Muchas gracias por tus palabras, cuánto me alegro que te haya gustado.

      Con Sol te aconsejo lo obvio, que es intentar no ponerte nerviosa (aunque sé que cuesta por experiencia propia cuando empecé a hacer esto con los míos).

      Aparte de eso, un perro hasta que llega a gruñir hace muchas señales de calma para transmitir al otro perro (o lo que sea) que le está causando incomodidad. Te recomiendo empezar por aprender cuales son estas señales por ejemplo con el libro «El lenguaje de los perros: señales de calma» de Turid Rugaas.

      Me imagino que no será con todos los perros ni en cualquier circunstancia. Procura entender cuándo lo hace y adelantarte a ello. Las señales de calma que veas en ella te ayudarán a alejarte de la situación (o incluso a no acercarte) antes de que se produzca. Siempre de forma agradable, sin tirones. Intenta en todo momento tener la correa relajada porque muchas veces un mal manejo de correa estando tensa o dando tirones produce una mala asociación.

      Y cómo última pauta general, te recomiendo que, cuando veas perros con los que Sol podría tener conflictos, le des algún premio a Sol para que asocie los perros como algo positivo. Si le das un premio cuando ve al perro y hace una señal de calma, mejor que mejor.

      Espero que estos consejos generales te puedan ayudar 🙂

      Un abrazo,

      María.

Ahora es tu turno, deja tu comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Perros de Ciudad utiliza cookies para recopilar información estadística anónima de la navegación de los usuarios. Clica aquí para más información.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar