▷¿Por qué tu perro solo viene cuando dices toma?
Feb 17

¿Por qué tu perro solo viene cuando dices Toma?

Todos hemos presenciado esa escena en el parque en el que el dueño llama a su perro sin conseguir el resultado para terminar pronunciando la palabra mágica: Toma. ¿Es una palabra mágica?, ¿por qué tu perro solo hace caso cuando le dices toma?

Una educadora canina amiga mía decía siempre que los perros se llaman por su nombre y se apellidan Toma. Y sí, lo confieso, yo hace muchos años también era de las locas del parque que gritaba a mi perro con esa palabra.

Y tú, ¿también te ha pasado?

La palabra mágica toma

Bueno, para empezar romperé el hechizo y te diré que la palabra de mágica no tiene nada, aunque indiscutiblemente funciona muy bien, ¿por qué? Pues porque tú has hecho que tu perro solo atienda al toma.

Sí, has sido tú, yo, y el loco del parque que grita. Y esto es así porque en casa o en el parque habrás utilizado la palabra toma para darle un premio a tu perro.

Tú has enseñado a tu perro a venir cuando le dices toma

Un día, estas en la cocina, cortas un poquito de queso y le llamas a tu perro:

–Balú, toma, ven.

Otro día, te acercas hasta su cama donde descansa a darle un premio y le dices:

Toma bonito, te has ganado un premio.

Tu perro pide en la mesa en la comida familiar y el alma cándida de la mesa le da un poquito de comida:

Toma Balú, esto por bueno.

Y tu perro, que es muy listo como el mío y el de todos, asocia toma=comida.

No le has enseñado a venir cuando le llamas

Por otro lado, nunca has practicado la llamada a tu perro de manera correcta y además seguramente cometes muchos errores al llamarle.

Le llamas para atarle e iros del parque:

–Balú, venga, que nos vamos.

Le llamas constantemente en los paseos en cuanto se aleja un poco aunque realmente no quieras que venga, solo por costumbre:

–Balú, ven aquí, vamos chico.

Le llamas para cosas no agradables, como cuando toca baño:

–Balúúúú, mira lo que tengo aquí…

Le llamas cuando se está comiendo una suculenta caca de vaca para que deje su manjar y regañarle:

–Balúúúúú, ¡¡te mato!!, ¡ven aquí ahora mismo!. Guarro, que eres un guarro.

Y tu perro, que es muy listo como el mío y el de todos, sabe que cuando escucha su nombre y algo parecido a ven, vamos, aquí, mira lo que tengo, etc. significa que vas a atarle, se acabará la diversión, os volveréis para casa y, seguramente, se gane una regañina al acudir.

Tu perro tiene muchas razones para no venir cuando le llamas.

Y la palabra toma se convierte en la forma mágica de conseguir que tu perro venga

Y un día que estás en el parque llamando a tu perro:

–Balúúúú, ¡ven!, ¡te he dicho que vengas! –mientras tu perro te ignora porque sabe que nada bueno le espera.

Pero al no ver resultados, te acuerdas de que llevas algún premio en el bolsillo y le dices:

–Balúúúú, veeen, ¡toma! –y se obró el milagro. Tu perro acude raudo y veloz a tu encuentro porque toma significa que van a darle un premio.

Y como te ha funcionado, al final terminas resumiendo tu llamada en:

–Balú, ¡toma!

Así, con la mezcla de estas dos situaciones, se obra el milagro.

Pero cuidado, tu perro que es muy listo como el mío y el de todos, terminará descubriendo la diferencia: toma en la calle=premio e irme a casa. Y cada vez te costará más que atienda a la palabra toma.

A veces le compensará arriesgarse a que le ates para conseguir el premio y otras veces seguirás gritando en el parque:

–Balúúú, ¡toma!, he dicho que ¡toma!, no me hagas ir hasta allí….

Porque Balú es muy listo, como tu perro y el de todos, y sabe que revolcarse en ese conejo muerto es mucho mejor que cualquier premio que tienes para él.

Y ahora confiesa: ¿eres el que grita en el parque – ¡toma! – para que tu perro venga?

Pd: a esto se le llama aprendizaje por consecuencias y es una de las dos formas principales que tienen los perros de aprender.

¿Quieres ayudar a reducir los abandonos?

Un 11,4% de los animales de compañía son abandonados por problemas de comportamiento (Fundación Affinity 2017).

Comparte este artículo para difundir la educación canina.

¿Te has quedado con ganas de más?

Descárgate GRATIS mi ebook donde te muestro las 7 claves para que tú también puedas disfrutar de tu perro sin preocupaciones.

Soy María Lozano, responsable de los datos personales que proporcionas. La finalidad para la que me los facilitas es enviarte información gratuita sobre educación canina y, ocasionalmente, ofertas sobre cursos. La legitimización para el tratamiento de tus datos es tu consentimiento. El destinatario de tus datos es ActiveCampaign, la plataforma que gestiona el envío del boletín electrónico. Recuerda que en cualquier momento puedes acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos detallados en la política de privacidad.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Perros de Ciudad utiliza cookies para recopilar información estadística anónima de la navegación de los usuarios. Clica aquí para más información.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar